domingo, 17 de febrero de 2008

El bulo de la muerte

Esta mañana es mía
y lleva puesta dos nombres
y algunos otros que ha tenido

Esta mañana y este baño son míos
es por eso que te escribo los azulejos
(perdón por no recoger los pelos de la rejilla -me da asco-
pero si dejé el cesto de papeles íntimos, sucios, vacío
y eso es un gesto)

Esta tarde de este ambiente es mío
dedicada a elegir mil (muchos más) libros
a saltearme las fotos del estante de arriba cuando estaban
y después no
(noté el gesto pero no me atreví a decir nada, gracias)

Esta noche de este cuarto es mía
donde el aire se atora contra la ventana
y es el amor oxigenador lo que nos salva
Eso, y los fideos, la cadena del inodoro musicalizando la noche,
las bombachas en la cama a punto de escapar,
el pelo corrido para que no pique

Nuestra residencia imperial donde todo pasa
las mil (muchas más) figuritas de sexo
donde todo queda
la Aguja Espacial de a palabras y corazones parados
Es ahí, podes ver el espacio?
pasajero vos y pasajera yo, tu penúltima ocupante de pulso acelerado
de culo espantamoscas
ahora también sos mío y sin más: voy a extrañarte

7 comentarios:

juaN dijo...

Esta oda a la convicencia estival remite a mil imagenes y lograr eso es importante, esencial diria.
Muy bonitos versos!!

Anónimo dijo...

Ay !!¡¡¿?

Saludos Aniten

Begoña

jonas dijo...

me gusta molto, ya lo dije, no?

pero bueno, quiero que quede asentado en los registros oficiales.

saludos

Pezlampo dijo...

Me gustó mucho su posteo. Yos igo cambiando de blogs... pero este será definitivo.

Contrario dijo...

Epa.
Me encantó su blog.

ATC (a color?) dijo...

me parecio interesante el concepto de culoespantamoscas.

chauchas!

Maria Turner dijo...

muy preciso. casi que lo pude oler.