jueves, 14 de febrero de 2008

Bache

III)

Estoy en la cocina incómoda
húmeda
esperando a mi amante
con la autodestrucción del no beso por la mañana

Leo un relato suyo y pienso en las orillas
en los deltas
de la pileta y su mesada

Me alejo de la ciudad
mi amante dejó de serlo
hay nueva basura del dolor
y esta estúpida sensación de lealtad sexual

10 comentarios:

juaN dijo...

abrazos...coming soon

muy lindas tus palabras!

juaN dijo...

a partir de leerte, deviene este blog en costadito del mio.

Anita dijo...

Bueno, muchas gracias Juan. Me llamó la atención el "coming soon"...

Besos.

Dragón dijo...

Me gustaba tu blog, y me sigue gustando. Yo tengo uno nuevo.

Anita dijo...

Oh, gracias Dragón (yo soy un chancho). Qué blog tenías anteriormente? Tengo mala memoria.

Besos.

morgana dijo...

Uy, venimos haciendo desequilibrio por las mismas putas cornizas del desamor!
Mientras, me cansé que el sol en el delta no se descolgara nunca, nunca, nunca (no paró de solear en los 15 días)
Espero que estés mejorcita ahora, literal y metafóricamente hablando.
Mil gracias como siempre por pasar por mi cocina.

Otto dijo...

Hola Anita. Qué bueno haber llegado hasta aquí. Vuelvo pronto de visita.

EmmaPeel dijo...

Qué bueno beia amichi que estás de vuelta!

meki dijo...

A favor de la lealtad.
Me gusta la visceralidad de este bache.

Natalia Molina dijo...

ajjjjjjjjjjjjjjj una daga este poema, como los no besos y las despedidas de esos especímenes que no nos aman. Diría una amiga poeta: nena disfrutá de ellos, pero sé la guionista de la historia, no sufras y luego armá un librito
un abrazo, anita.