martes, 31 de julio de 2007

*

I' never gonna know you now
but I' m gonna love you anyhow
de palabras iguales
paralelas
de imperfecto mismo idioma
sin comunicarse
cosas del lenguaje
no decimos
hacemos
como el cliché
del chicle embreado
de serpentina añeja
como el sauce
es sombra acompañante
de tus espaldas
de tu carne
para jugar a la escondida
como los grandes

9 comentarios:

en_el_rio_pajarito dijo...

claraoscuraboya de por medio, le leo y sus letras se me hacen bici sin rueditas.
lindo lo suyo veci.
hasta mas luego.

Marina dijo...

qué lindo aniten.
qué lindo amigueten.

besos,
feliz martes

meki dijo...

Y a veces ocurre el milagro, y nos comunicamos, amiga Anita toda de palabras ¡piedra libre!encontradas.

Anónimo dijo...

Este debe ser un gran poema,ya que no se ni de que la va...si de escondidas se trata...a mi se me escondio muy bien.
Me gustaba librar a todos los compañeros....a quien no?
Cuando contaba:mi estrategia era dejar que se libren todos rapido,hacerme el boludo y buscar a la persona odiada.Me parece que era otra estrategia generalizada,no?
Me rajo
Cariños
A

EmmaPeel dijo...

no decimos
hacemos

bien amichi, muy bien

me rajo a rendir, besos miles

EmmaPeel dijo...

y gusta que busquen
y gusta que encuentren

si!

Anita dijo...

Pajarito, bici sin rueditas me remite a vértigo, crecimiento, miedo, paseos, valentía... a usted qué le remite? Muchas gracias, veci!

Marineten, Muchas gracias. Feliz martes pa' usted también.

Bella carvera, qué difícil es la comunicación! Palabras más, palabras menos y a liberar piedras.

A., va de eso, justamente de eso se trata. Hipergeneralizada. Me copa que vengas por acá.

Bella Emma, muy gustosa! Si, a tutto. Mucha merde, amiga!

Muchos besos!

en_el_rio_pajarito dijo...

de niño sospechaba que las bicis sin rueditas no tenían freno,
siglos y porrazos después
lo sé
por lo demás, para los que nunca nos pusimos los largos, para los que no elegimos tenerlos puestos desde antes,
la poda de rueditas tiene algo de iniciático, entrar en un algo que bien podrían describir sus reminiscencias.
Y el vertigo, mucho de eso, ¡que no falte!...
saludos veciAniTa

Anita dijo...

Pajarito,

de niña, ya sin rueditas, pensaba que nunca podría llegar a doblar (puff! y caída de costado). Ya de grande, verdines en rodillas de por medio, sé que no es tan difícil.

Me gusta la poda de rueditas, el viento en la cara y las letras iniciáticas.

En cuanto a los cortos... todos deberíamos vivir en bermudas!

Gracias por su comentario.
Un abrazo, veci. Ta luego.