martes, 29 de mayo de 2007

*

por suerte
él nunca había escuchado esa palabra
eso me brindó originalidad léxica
antes a la noche
quebré un medio maní
en infinitas partes
eso me brindó originalidad numérica

3 comentarios:

livio dijo...

A este post le doy 5 manices !!

Jaramillo dijo...

Este poema me gusta mucho. Con casi todos los de este mes me pasa lo mismo. Me gusta. Me gustás.

El tanque dijo...

Que notable, suelo clavar la uña de mi pulgar en una mitad de maní muy frecuentemente. Pero no al modo de tic nervioso, como aquellos que despapelan botellas de cerveza;es un arte de miope, cada corte se elige con la mirada bien cercana. La atomización de una mitad de maní es para los niños, ¡nosotros los niños, los que miramos el pasto y las sendas con sus hormigas bien de cerquita!
Aunque no lo llego a entender del todo, me encantó el poema, porque me voy a romper la cabeza tratando de intuirlo.